Si eres trabajador autónomo, ¿qué necesitas saber sobre CAE?

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

En el primer semestre del año en el colectivo de autónomos, ha registrado un total de 17.651 accidentes de trabajo y 1.191 accidentes in itinere; 37 fallecimientos realizando la actividad y 4 accidentes mortales in itinere. Cifras que multiplican por 4 los datos del 2018, debido a que  desde el 1 de enero de 2019 todo el colectivo de trabajadores autónomos cotiza por contingencias por accidente de trabajo y enfermedad profesional (antes sólo un 20%).

Por primera vez tenemos una visión exacta de la siniestralidad de la siniestralidad de este colectivo, que nos muestra además cómo el Sector servicios (6.188 accidentes), Construcción (4.115 accidentes) son los dos colectivos con mayor número de accidentes, siendo su régimen laboral común la subcontratación

En este marco de relaciones laborales, no hay que olvidar, que la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, si bien con ciertos matices a nivel de coordinación de actividades, tiene un ámbito de aplicación en el cual están incluidos los trabajadores autónomos, algo que a día de hoy tanto empresarios titulares como muchos autónomos aún desconocen.

Para los trabajadores autónomos que no tienen trabajadores a su cargo, la Ley 31/1995 no es de aplicación. Sí lo es, en cambio, cuando el trabajador autónomo tiene trabajadores a su cargo, es decir, cuando trabaja en coordinación con otros autónomos o cuando es subcontratado por otras empresas y por tanto el RD 171/2004

Un trabajador autónomo, ¿qué necesita saber a nivel de CAE?

1) Cuando el autónomo concurre con trabajadores de varias empresas en un mismo centro de trabajo el RD 171/2004 de coordinación de actividades empresariales prevé un deber de cooperación en la aplicación de la normativa de prevención de riesgos laborales y se establece un deber de información recíproca sobre los riesgos específicos de las actividades desarrolladas que puedan afectar a trabajadores de otras empresas presentes en el centro y la incidencia de la concurrencia en los mismos.

En consecuencia, la concurrencia del trabajador autónomo con otros trabajadores en un mismo centro de trabajo le sitúa en una doble posición jurídica para el trabajador autónomo, al mismo nivel que cualquier otra empresa:

a) Por un lado, tiene la obligación de informar acerca de los riesgos que proyecta sobre los demás, información que se facilitará por escrito cuando los riesgos sean graves o muy graves. Para poder cumplir esta obligación es preciso que el trabajador autónomo identifique los riesgos de su actividad y lleve a cabo una calificación de los mismos con objeto de determinar si la información debe o no facilitarse por escrito: evaluación de riesgos

b) Por otro lado, tiene derecho a ser informado acerca de los riesgos que proyectan los demás trabajadores concurrentes sobre él, así como sobre las situaciones de emergencia que se produzcan, información que facilitará a sus trabajadores por cuenta ajena (en su caso). Para que el ejercicio de este derecho sea eficaz, el trabajador autónomo requiere formación en prevención de riesgos laborales que le permita asimilar la información facilitada.

 

2) El trabajador autónomo concurrente, en correspondencia con el deber del empresario, tiene las siguientes obligaciones:

a) Tener en cuenta la información recibida del empresario titular del centro de trabajo.
b) Cumplir las instrucciones dadas por el titular del centro de trabajo. Deberían ser, como ejemplo: señalización y limitación de acceso zonas especialmente peligrosas del centro de trabajo y especificaciones relativas al uso de máquinas, equipos…
c) Trasladar esta información e instrucciones a los trabajadores a su cargo (en su caso).

Como novedad del año 2019, con la aprobación del Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre, que entró en vigor el 1 de enero de 2019, se obliga a los autónomos a elegir una mutua hasta el 31 de marzo Los autónomos están obligados a contratar una mutua de accidentes de trabajo para cubrir cualquier tipo de incapacidad debido a contingencias comunes, contingencias profesionales y a cese de actividad. Una cobertura indispensable, más aún si tenemos en cuenta el escenario del accidente de trabajo en un centro de trabajo ajeno. Hasta 2019, la obligatoriedad de contratar una mutua se limitaba a las contingencias comunes. Solo unos determinados autónomos, por dedicarse a un sector con elevado riesgo de accidentes, tenían también la obligación de contratar una mutua por accidentes profesionales.

En caso de alguna de las dos partes incumpla las obligaciones a las que se ha hecho referencia anteriormente asumirán las obligaciones indemnizatorias de los daños y perjuicios ocasionados, siempre y cuando exista relación causal directa entre tales incumplimientos y los perjuicios y daños causados, tal y como dispone el artículo 8.6 del Estatuto del Trabajador Autónomo. 

Si quieres profundizar más sobre el marco legal de aplicación al trabajador autónomo puedes consultar la normativa de aplicación a nivel Derechos colectivos, Trabajadores Autónomos Dependientes y Salud laborale en el Código Electrónico del Trabajador Autónomo publicado en el BOE marzo 2019.

 

Compartir en

Deja un comentario

close

Guía de la Coordinación de Actividades Empresariales

Todo lo que necesitas saber para coordinarte de una manera práctica y eficaz con tus clientes y contratas.