Dos operarios de una subcontrata intoxicados al inhalar dióxido de carbono en una planta de Arcelor

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Dos operarios de una subcontrata de ArcelorMittal resultados intoxicados el pasado 29 de agosto después de inhalar monóxido de carbono cuando se encontraban realizando labores de mantenimiento en las baterías de cok que la compañía tiene en Veriña. Según indicaron fuentes de la empresa, el suceso tuvo lugar a las seis de la mañana, cuando los dos trabajadores se sintieron indispuestos mientras trabajaban en las citadas baterías. Los propios servicios de emergencia de ArcelorMittal en Gijón atendieron a los intoxicados y, siguiendo el protocolo para estos casos, se decidió su traslado al Hospital de Valdecilla, en Santander, para que fueran tratados en la cámara hiperbárica que tiene ese centro sanitario. Otros dos trabajadores de la subcontrata también se vieron afectados por el monóxido de carbono, aunque de forma leve, ya que sólo informaron de dolores de cabeza, por lo que fueron atendidos en el propio hospitalillo de Veriña.
Por lo general, el tratamiento de intoxicación con cámara hiperbárica se da en los supuestos más graves, la legislación laboral la hace obligatoria en estos casos, cuando tienen lugar en este tipo de instalaciones industriales. El objetivo es aportar a los pacientes oxígeno al cien por cien con el fin de reducir los niveles de carboxihemoglobinemia en la sangre de los afectados, que suelen presentar dolores de cabeza, cansancio generalizado, vómitos y enrojecimiento de los ojos, entre otros síntomas.

Fuente: www.elcomercio.es

Compartir en

2 comentarios

  1. En que quedamos ¿Dióxido o monóxido de carbono? Lo cierto es que leyendo la noticia se ve claramente que es monóxido de carbono, evidentemente porque por respirar dióxido no te intoxicas, te mueres por axfisia. A veces los redactores de información de los diarios tienen poco o ningun cuidado con lo que escriben.

Deja un comentario

close

Conviértete en

Experto en Coordinación de Actividades Empresariales


Un perfil cada vez más demandado por las empresas