Buenas prácticas preventivas ante COVID en centros logísticos entre empresas concurrentes.

LinkedIn Pinterest +

En los centros logísticos y almacenes concurren con frecuencia trabajadores de diferentes empresas, siendo la coordinación de actividades empresariales uno de los aspectos más críticos en lo referente a la gestión preventiva.

En el momento actual que vivimos, bajo la pandemia COVID19, en los que las empresas han tenido que redistribuir sus zonas de trabajo para garantizar la distancia de seguridad, los centros de logística también han tenido que readaptar sus áreas de almacenaje permitiendo una convivencia segura de vehículos, medios de transporte auxiliares y trabajadores.

El INSST ha publicado recientemente la guía «Directrices de buenas prácticas en centros logísticos y almacenes. Medidas para la prevención de contagios del SARS-CoV-2″. Un documento de gran interés ya que recoge una selección no exhaustiva de recomendaciones y medidas de contención adecuadas para garantizar la protección de la salud de los trabajadores frente a la exposición al coronavirus SARS-CoV-2 en los centros logísticos y almacenes.

Dicho documento desarrolla las recomendaciones para la vuelta al trabajo recogidas en el documento “Buenas prácticas en los centros de trabajo. Medidas para la prevención del contagios de la COVID-19”, así como los criterios generales que se establecen en el “Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2.

¿ Qué medidas organizativas se han de aplicar en el centro de trabajo?

Se calculará el aforo máximo de trabajadores que pueden concurrir al mismo tiempo teniendo en cuenta las dimensiones del centro logístico y la disposición de los puestos de trabajo para garantizar que se mantengan, al menos, 1,5 metros de distancia entre los mismos.

Para garantizar la distancia social recomendada tendremos que ver que tipología de trabajos tenemos diferenciando entre puestos de trabajo estáticos y dinámicos.

  1. Puestos de trabajo “estáticos” (por ejemplo: personal de oficina) podrán acotarse y señalizarse (con pintura, cintas o pegatinas, elementos de balizamiento, mobiliario, etc.) el área o espacio concreto que cada trabajador ocupa durante la ejecución de sus tareas. A partir de los límites del área que se haya acotado para cada puesto de trabajo, se establecerá una distancia de al menos1,5 metros en todos los sentidos de manera que se mantenga esta distancia con otros trabajadores y/o vías de circulación desde cualquiera de los puntos en los que pueda situarse el trabajador durante la ejecución de sus tareas.

A tal efecto, podría ser necesario realizar determinados ajustes organizativos:

  • Reubicación de los puestos de trabajo y/o mobiliario.
  • Disminución del número de personas presentes por turno a las estrictamente necesarias.
  • Establecer más turnos pero con menor número de trabajadores.
  • Reasignación de tareas.

2. En el caso de puestos de trabajo “dinámicos” en que la actividad que realice el trabajador no permita acotar y señalizar un área o espacio concreto (por ejemplo: personal de almacén) ya que la ejecución de sus tareas requiere continuos desplazamientos dentro de una misma zona o a distintas zonas del centro de trabajo, se valorará la adopción de medidas organizativas como las siguientes:

  • Minimizar el número de trabajadores que accedan a una misma zona al mismo tiempo.
  • Organizar y planificar, con suficiente antelación, las actividades que deban realizarse en dichas zonas espaciándolas en el tiempo y en espacio, en la medida de lo posible, para minimizar la concurrencia.
  • Asignar zonas específicas a cada trabajador, de manera que este sea responsable de llevar a cabo todas tareas o actividades en la misma.
  • Asignar horarios específicos para cada actividad y trabajador.

3.Se organizará el flujo del personal evitando cruces, debiendo estar claramente señalizado el sentido de la marcha.

¿Qué medidas organizativas en el centro de trabajo se han de adoptar en concurrencia de trabajadores?

En relación con la gestión de la exposición al SARS-CoV-2 en centros de trabajo en los que existe concurrencia entre trabajadores de distintas empresas y/o trabajadores autónomos, cabe hacer las siguientes consideraciones referentes a la coordinación de actividades empresariales

PREVIO AL INICIO DE LOS TRABAJOS

  1.  Cuando sea necesario que personal ajeno a la organización acceda a las instalaciones para realizar cualquier actividad es fundamental intercambiar la información que sea necesaria y facilitar las instrucciones adecuadas acerca de las medidas adicionales que se hayan adoptado para evitar contagios de SARS-CoV-2 con antelación suficiente y asegurarse de que dicha información e instrucciones llegan a sus destinatarios.
  2. Es recomendable que, en el punto de acceso al almacén/centro logístico, se facilitara, de nuevo, esta información e instrucciones por vías que eviten el contacto entre personas (por ejemplo: cartelería, vídeos, megafonía, por teléfono, interfonos, etc.).

DURANTE LA EJECUCIÓN DE LOS TRABAJOS

En concreto, en la medida de lo posible, se adoptarán las siguientes medidas para la carga y descarga de mercancías, una de las operaciones más habituales que implican concurrencia con personal ajeno al centro logístico o almacén:

  1. Se facilitará a los transportistas, previamente y con antelación suficiente, la información específica acerca de las medidas excepcionales que se estén aplicando en el centro logístico o almacén para evitar contagios.
  2.  Se recabará información acerca de las medidas excepcionales que los transportistas estén adoptando para evitar contagios de SARS-CoV-2.
  3. Se acordarán el día y la franja horaria para la carga y descarga con objeto de adoptar las medidas organizativas necesarias encaminadas a evitar o disminuir la concurrencia de distintos transportistas al mismo tiempo en el centro logístico o almacén
  4.  En los casos en que los altos niveles de subcontratación en las operaciones de carga y descarga dificulten el intercambio de información (debido a la falta de contacto directo, previo a la carga/descarga, entre el titular del centro logístico y el transportista), se impulsará el flujo de la información a través de la cadena para tratar de que llegue al destinatario final de la misma con antelación suficiente.
  5. El almacén/centro logístico realizará la entrega y recepción de albaranes de tal manera que se evite, en la medida de lo posible, el contacto directo entre personal del centro logístico/almacén y el transportista (por ejemplo: correo electrónico, teléfono, etc.).
  6.  Se favorecerá la elaboración y uso de documentos de transporte (carta de porte de mercancías, documento de control, etc.) en formato electrónico, acordándose previamente entre todos los agentes de la cadena de transporte.
  7. Cuando deba realizarse el precintado/desprecintado de los vehículos, se adoptarán las medidas higiénicas adecuadas para evitar contaminar el citado precinto. El personal del centro logístico/almacén que realice estas tareas deberá lavarse y desinfectarse las manos antes y después de llevarlas a cabo.
  8. En las operaciones de carga/descarga, se adoptarán las medidas necesarias para evitar cualquier tipo de contacto directo entre personal del centro logístico o almacén y el transportista o manteniendo, en todo caso, una distancia de –al menos- 1,5 metros:
  9.  Cuando sea personal del centro logístico o almacén quien cargue o descargue, total o parcialmente, la mercancía, el transportista permanecerá, cuando sea posible, en la cabina del vehículo. En aquellos casos en que esto pueda comprometer la seguridad de los trabajadores del almacén/transportista y/o de la operación de caga/descarga o existan limitaciones legales al respecto (por ejemplo, cuando las mercancías sean peligrosas), se mantendrá la distancia interpersonal recomendada. Se limpiarán y desinfectarán adecuadamente las superficies con las que dicho personal haya podido entrar en contacto.
  10.  Cuando sea el transportista el que realice la carga/descarga de la mercancía, esta se dispondrá en lugares específicos para que pueda cargarla/descargarla sin entrar en contacto con ninguna persona o manteniendo una distancia de –al menos- 1,5 m.
  11. Se fomentará, en todo caso, la carga y descarga mecanizada. Se deberá evitar que varios trabajadores utilicen los equipos destinados a estas tareas o estos se limpiarán y desinfectarán adecuadamente tras cada uso. Esto se aplicará, igualmente, en aquellos casos en que se cedan equipos al transportista por parte del almacén o centro logístico para la carga o descarga de mercancía.

OTRAS CONSIDERACIONES

Cuando las medidas organizativas enunciadas anteriormente no sean suficientes para garantizar que se mantenga la distancia interpersonal recomendada entre los trabajadores o con personal ajeno a las instalaciones, se valorará la instalación de mamparas u otros elementos físicos de materiales fáciles de limpiar y desinfectar y que no entorpezcan la visibilidad. En el caso de que estos elementos sean transparentes, estarán debidamente señalizados, con pegatinas o bandas, para evitar golpes o choques.

Cuando no resulte viable mantener la distancia de 1,5 metros entre trabajadores o con personal ajeno al almacén/centro logístico, ni sea posible la instalación de barreras físicas (protecciones colectivas), se estudiarán otras alternativas de protección adecuadas (como puede ser el uso de mascarillas apropiadas al nivel de riesgo) de acuerdo con la información recabada mediante la evaluación de riesgos laborales.

Compartir en

Deja un comentario