Qué es una bolsa de trabajo

Una bolsa de trabajo es un espacio en el cual se registran una serie de ofertas laborales, y a su vez lo mismo sucede con las las personas que buscan empleo. Las bolsas de trabajo pueden ser privadas o públicas, en función del puesto al cual se oposite, y en el caso de las bolsas privadas existen dos tipos más: las propias de las empresas, y los portales en los cuáles se da una cúmulo de oferta y demanda de puestos de trabajo y la bolsa de trabajo ejerce una función de intermediario.

Bolsas de empleo públicas

En este caso, se ofertan puestos de trabajo para empresas públicas, es decir, pertenecientes al estado, y en las cuáles los beneficios se destinan a gastos públicos. En este tipo de bolsas, se ofrece por parte de las empresas públicas información sobre convocatorias para opositar, requisitos mínimos, etc. En este caso no se habla de intermediario puesto que la bolsa es publicada y actualizada por la misma parte contratante.

Bolsas de empleo pertenecientes a empresas

Las empresas privadas, a partir de un cierto tamaño suelen utilizar bolsas de trabajo propias, en las cuales se encuentra un registro interno de todos los candidatos entrevistados, por entrevistar, y cuales han sido sus valoraciones. Ésta es una herramienta útil ya que facilita el registro de posibles empleados, y el posible acceso a ellos, ayuda a organizar todas aquellas personas que puedan encajar dentro de la organización en una base de datos, de fácil acceso, y que está ordenada con datos de interés para la empresa, y no por un portal ajeno.

Bolsas de trabajo privadas

Estas bolsas de trabajo se basan en un portal web en el cual acceden dos tipos de usuarios, por un lado las empresas que necesitan cubrir un puesto de trabajo, y por otro lado aquellas personas que están en busca de trabajo. En este caso, el portal ejerce de intermediario, conectando los empleados con los puestos vacantes. Y todo esto funciona gracias al proceso de selección que realizan dichos portales, empezando por el registro de las ofertas laborales con los requisitos pertinentes y por otro lado los registros de los perfiles de los usuarios, en el cual deberán introducir su curriculum vitae para poder ser clasificado.

Las bolsas de trabajo por norma general se pueden agrupar en dos tipos, según el tipo de empleo o sector y según la región de origen de los puestos vacantes. Y por supuesto, las  bolsas de trabajo tienen ventajas y desventajas.

Ventajas

La gran ventaja de las bolsas de trabajo reside en la facilidad de acceso a las ofertas de trabajo, cada usuario puede acceder a una gran cantidad de ofertas de trabajo y echar diferentes solicitudes desde un simple ordenador. Y a su vez, en las bolsas normalmente suele haber publicidad de escuelas de formación las cuales pueden proporcionar la formación necesaria, esto también puede interpretarse como una “ventaja”. Por otro lado, el hecho de que sea una herramienta gratuita hace cada persona interesada en encontrar empleo pueda registrarse en aquellos sitios que más le interesen y a su vez pueda tener acceso a más cantidad de ofertas.

Desventajas

La gran desventaja reside en que como suele pasar en los portales que hacen de intermediario entre una parte solicitante y otra solicitadora, pues acaba dándose una sobrecarga de solicitantes. En caso de las bolsas de trabajo no es distinto, y más acentuada se ve la sobrecarga dada la situación actual (contexto económico del 2015), en que cada oferta de trabajo, ya sea por exceso de demanda o por una desesperación exacerbada de la población por conseguir un empleo en condiciones decentes, la proporción oferta-candidatos ronda una media de (según estadísticas facilitadas por el portal infojobs):

  • Dependiente de comercio al por menor (326 candidatos de media por cada vacante).

  • Administración de empresas (272 candidatos por vacante).

  • Profesionales legales (207 candidatos por vacante).

  • Compras, logística y almacén (207 candidatos por vacante).

  • Recursos Humanos (193 candidatos por vacante).


En conclusión, una bolsa de trabajo es una herramienta francamente útil, ya que acorta mucho el tempo de reclutamiento de nuevos empleados para las empresas, y por otro lado, los empleados pueden encontrar una gran cantidad de ofertas a las que poder presentar su candidatura a través de clicks, con lo cual convierten la búsqueda de empleo en un proceso mucho más sencillo y más cómodo, a la par que las ofertas son reales y tangibles y el empleado puede verlas, se ha erradicado la falta de información del mercado laboral que había en antaño. Por otro lado, como todo en exceso, acaba pisando un umbral en que lo útil se vuelve en contra y al final aquello que era una herramienta para facilitar la vida de las empresas y los empleados, pues termina convirtiéndose en un proceso de selección cada vez más competitivo y por lo tanto (por pura lógica de las leyes de oferta y demanda de economía básica) al final el precio del trabajo acaba degradándose hasta límites que van in crescendo. En unos años veremos cómo está la situación…

Software para PYMES y Gran Empresa

Prueba la demo gratis

Ya somos más de 80.000 empresas con más de 50.000 usuarios
Gestionamos la documentación de 600.000 trabajadores

Sin ningún comentario.

Dejar un comentario