Tiempo de lectura: 16 minutos

¿Sabías que cada 7 días un trabajador sufre un accidente grave o mortal al caerse desde el tejado o cubierta en el que estaba trabajando ? Todos los años demasiadas personas sufren accidentes graves o fallecen debido a caídas mientras realizaban algún trabajo de reparación o mantenimiento en cubiertas de distintos tipos de edificaciones. El INSST ha iniciado una campaña para evitar que esto suceda de la cual nos hacemos eco en coordinacionempresarial.com. A lo largo de las próximas semanas y durante el mes de octubre, divulgaremos parte del material que han elaborador, con objeto de promover buenas prácticas preventivas en operaciones que se realizan mayoritariamente en entornos de concurrencia de actividades empresariales.

Hoy desarrollamos un documento técnico-divulgativo en el que el INSST recoge el proceso a seguir para que los trabajos en cubierta se ejecuten de forma segura.

Los accidentes en cubiertas

En la mayor parte de los casos, los accidentes se producen durante intervenciones en cubiertas no transitables, es decir, aquellas a las que únicamente debería acceder personal especializado que cuente con todos los medios de seguridad necesarios. Suelen ser cubiertas inclinadas, que no tienen accesos fáciles y sin protecciones colectivas ni dispositivos de anclaje instalados que sean seguros y accesibles. Además, en muchas ocasiones, presentan zonas frágiles (material de cubrición poco resistente o deteriorado, traslúcidos -lucernarios o claraboyas-, etc.) que pueden romperse al ser pisados.

A ello se uno que los trabajos que se realizan son trabajos con baja definición técnica, de corta duración y presupuesto modesto; habitualmente, son encargados por promotores/titulares de edificios con poco conocimiento en la materia y ejecutados por contratistas con limitados recursos, con escasa sensibilización sobre los riesgos a los que se exponen y, en ocasiones, sin suficiente experiencia en estas tareas. Estas circunstancias incrementan el riesgo de caída de altura durante estas actividades (fundamentalmente por caída durante el acceso, desde el borde de la cubierta o a través de esta por la rotura de las cubriciones o traslúcidos).

Cómo evitamos accidentes en cubiertas

Son 6 la etapas las que han de seguirse:

ETAPA 1. RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN PREVIA SOBRE LA CUBIERTA

La seguridad en los trabajos de reparación y mantenimiento en cubiertas pasa necesariamente por recopilar información suficiente sobre las mismas. Esto permitirá identificar los riesgos específicos para planificar los trabajos con las soluciones y medidas preventivas más adecuadas para cada caso concreto.

¿Quién recopila esta información?

El promotor/titular del edificio recopilará toda la información a su alcance sobre las características de la cubierta y se la transmitirá al contratista. A veces, no es suficiente con esta información por lo que el contratista la completará, como mínimo, mediante una visita al edificio antes de presupuestar los trabajos

¿Qué documentación específica ha de conocer?

Accesos: es posible que el edificio cuente con medios de acceso propios para subir a la cubierta (escaleras interiores, escalas, etc.). En estos casos, se recabará información sobre dónde se encuentran, su estado y la zona de la cubierta en la que se desembarcaría

Resitencia: la resistencia de la cubierta depende, entre otros, de estos factores:

-La carga máxima que pueden soportar los elementos de cubrición.

-El estado de deterioro por el paso del tiempo o la exposición ambiental.

– Las operaciones previas que se hayan realizado sobre la cubierta.

Considerando todo lo anterior, se estimará la resistencia de la cubierta. En caso de que la cubierta presente zonas con resistencias distintas, se tomará como referencia la más desfavorable. Para todo ello se contará con técnicos con conocimiento sobre cubiertas y estimación de su resistencia

Traslúcidos, huecos y zonas frágiles. la cubierta puede presentar zonas especialmente frágiles o deterioradas. Asimismo, pueden existir lucernarios, claraboyas u otros traslúcidos. Se recopilará información sobre la ubicación y estado de todos estos elementos

Dimensiones y pendientes: se reunirá información sobre las dimensiones de la cubierta (longitud del ala, distancia entre la zona de desembarco y el punto de trabajo, altura respecto al suelo o a otros elementos sobre los que se podría golpear una persona en caso de caída, etc.) y sobre su pendiente.

Protecciones y pasarelas: se recopilará información sobre las protecciones existentes para evitar caídas por el borde o a través de la cubierta como consecuencia de su rotura o por presencia de huecos. Asimismo, se conocerá el estado de revisión y mantenimiento de estas protecciones. Además, se identificarán, si existen, las pasarelas o zonas de paso seguro para transitar por la cubierta

Instalaciones y servicios afectados: en la cubierta o en sus inmediaciones pueden existir instalaciones (líneas eléctricas, paneles solares, conducciones de gas, etc.). Debe conocerse su localización y las condiciones en que se encuentran. Si fuera necesario, se determinará cómo desconectarlas o anularlas mientras se realizan los trabajos en la cubierta.

Concurrencia con otras actividades: se recopilará información sobre las actividades que se realicen en el edificio (ya sea actividad empresarial o de cualquier otro tipo – residencial, deportiva, etc.-) durante el periodo que vayan a durar los trabajos en la cubierta y que puedan interferir en estos.

¿Qué ha de hacer promotor /titular del edificio con la información recapitulada?

El promotor/titular del edificio tiene que transmitir la información recopilada sobre la cubierta a los contratistas que vayan a presupuestar los trabajos. Sin ella es imposible hacer una previsión correcta de los recursos humanos, materiales y económicos necesarios para ejecutar de forma segura las tareas, adoptando medidas necesarias para evitar los riesgos en su origen. Además, estos contratistas visitarán previamente el edificio para tomar in situ los datos, mediciones, fotografías, etc. que permitan completar la información facilitada por el promotor/titular del edificio.

Muchos de los accidentes de trabajo por caída desde cubiertas se producen durante la visita previa al edificio para presupuestar los trabajos,. Por ello, se recabará la información, preferiblemente, sin pisar la cubierta (por ejemplo: desde el interior del edificio o desde una zona segura del mismo, desde un edificio colindante, mediante un equipo de trabajo adecuado y seguro o haciendo uso de nuevas tecnologías -tales como drones-, etc.). Cuando sea necesario acceder a la cubierta por no existir otra alternativa más segura, se planificarán y adoptarán las mismas medidas que si se fuera a realizar un trabajo sobre la misma

la transmisión de información y el trabajo a realizar ha de ser recíproco, complementando ésta con visitas al edificio, reuniones, etc

ETAPA 2: SELECCION DEL CONTRATISTA

Muchos de los accidentes por caídas desde cubiertas se producen porque el contratista no cuenta con un nivel de especialización suficiente para este tipo de trabajos y no dispone del conocimiento, experiencia, formación o medios adecuados para su ejecución de forma segura. Así, el promotor/titular del edificio seleccionará a un contratista que demuestre en su oferta o presupuesto que las tareas se realizarán con los medios materiales necesarios y por trabajadores adecuadamente preparados y formados para trabajar en cubiertas, con apuesta segura por la seguridad.

Se establecerán unos criterios mínimos previos al inicio de los trabajos y se comprobará su cumplimiento

ETAPA 3. PLANIFICACIÓN DE LOS TRABAJOS

La planificación de los trabajos consiste en determinar el orden en que estos se harán, incluyendo las medidas preventivas que se deben adoptar para trabajar de forma segura y que no se produzcan accidentes. Con este fin, el contratista definirá un procedimiento de trabajo que determine la forma concreta en la que se desarrollará la actividad en esa cubierta, describiendo las tareas, quién las ejecutará, cómo lo hará y cómo se actuará en caso de emergencia

¿Qué aspectos ha de contemplar este procedimiento de trabajo?

Para establecer un procedimiento de trabajo seguro, el contratista reflexionará sobre los siguientes aspectos y tomará, en cada caso, las decisiones que resulten más adecuadas:

  1. Necesidad e acceder a la cubierta
  2. Forma de acceso y desembarco de los trabajadores en la cubierta
  3. Peso sobre la cubierta
  4. Instalación y uso de protecciones: lo ideal es que la cubierta cuente con protecciones permanentes para proteger frente a caídas por el borde de la misma y frente a rotura de los elementos frágiles que puedan existir. Sin embargo, lo habitual es que no dispongan de ellas. En estos casos, el contratista instalará o encargará a una empresa especializada que se instalen las protecciones colectivas (temporales o, preferiblemente, permanentes) y seleccionará los equipos de protección individual adecuados, cuando sean necesarios. Por lo general, se requerirán distintos tipos de protecciones para garantizar la seguridad del trabajador frente al riesgo de caída tanto por el borde de la cubierta como a través de esta. Aunque los sistemas de protección contra caídas de altura son los equipos de protección individual más importantes para evitar caídas desde la cubierta, también se utilizarán botas antideslizantes en función del material de la cubierta, casco con barboquejo que proteja de impactos y caídas de objetos, así como cualquier otro que se requiera considerando los riesgos de la tarea que se vaya a realizar.
  5. Itinerario de tránsito y pasarelas. El contratista determinará el itinerario que debe seguir cada uno de ellos para realizar los trabajos. Esto es importante para asegurarse de que los trabajadores están en todo momento protegidos por alguno de los sistemas previamente definidos y para evitar sobrecargar determinadas zonas de la cubierta y pisar zonas frágiles, especialmente claraboyas y lucernarios. A la hora de definir el itinerario también se garantizará que no se supera el número de usuarios que pueden conectarse a una misma línea de anclaje, para lo que se debe consultar la información facilitada por el fabricante o el certificado de instalación de dicha línea. .
  6. Elevación, ubicación y retirada del material. El contratista preverá cómo elevar y retirar el material de la cubierta y cómo va a ser trasladado de un punto a otro de la misma. Si los materiales son pesados, se utilizarán equipos de trabajo para su manipulación, evitando que sea el propio trabajador el que los transporte. Se determinará la zona en la que se colocarán los trabajadores para recibir el material (estando en todo momento protegidos), así como el lugar en el que se situará el equipo de trabajo que, en su caso, se utilice
  7. Señalización y delimitación de la zona de trabajo. os trabajos en las cubiertas pueden coincidir con otra actividad empresarial o afectar a residentes del edificio o peatones. Se seleccionarán los medios adecuados para señalizar y balizar la zona de trabajo, evitando que cualquier persona no autorizada acceda a la cubierta o interfiera en los trabajos en la misma
  8. Momento en el que se realizan los trabajos. Determinadas condiciones meteorológicas como el hielo, la nieve, la lluvia, el viento o el exceso de calor, pueden modificar las circunstancias inicialmente previstas e incrementar la probabilidad de que se produzca un accidente mientras se trabaja en la cubierta. Se evitarán las primeras horas de la mañana en los meses fríos, ya que podría haber hielo o escarcha en la cubierta, haciéndola más resbaladiza. En los meses cálidos se evitarán las horas centrales del día, por las altas temperaturas que podrían producir mareos o desvanecimientos de los trabajadores por golpes de calor. Este problema se puede ver agravado en las cubiertas de ciertos materiales (por ejemplo: cubiertas metálicas). El contratista consultará las previsiones meteorológicas para el día en que se pretende realizar los trabajos y estos se aplazarán en el caso de que sean adversas
  9. Actuación en caso de emergencia. e preverán las actuaciones ante posibles emergencias. En particular, se establecerá el método de rescate en caso de que algún trabajador pueda caer desde la cubierta -por el borde o a través de esta- quedando suspendido por el arnés. Esta circunstancia entraña un grave riesgo para el trabajador ya que, si no es rescatado en pocos minutos, podría sufrir importantes, e incluso irreparables, consecuencias. Estarán perfectamente definidos los medios de acceso para rescatar al trabajador accidentado y el procedimiento a seguir. Asimismo, el trabajador que actúe en el rescate estará convenientemente formado e informado sobre dicho procedimiento. Prevé la actuación en caso de emergencia, podría reducir los daños en caso de accidente.

4. PREPARACIÓN DE LOS TRABAJOS

En un alto porcentaje de los accidentes de trabajo las medidas preventivas no se habían adoptado en la práctica, aunque hubiesen sido previamente planificadas. Si no se facilita a los trabajadores los medios necesarios para llevar a cabo el procedimiento de trabajo, todo lo indicado anteriormente no servirá de nada

¿Qué tiene que preparar el contratista?

Antes de comenzar, el contratista proporcionará a los trabajadores todo lo necesario para que las tareas en la cubierta puedan ser ejecutadas conforme al procedimiento de trabajo:

  1. Equipos de trabajo conforme a la normativa y con todos los elementos y dispositivos de seguridad necesarios. Se comprobará que están limpios y que se encuentran en perfectas condiciones de uso. Se prestará especial atención a los equipos utilizados para el acceso y tránsito de los trabajadores por la cubierta y a los de elevación de material.
  2. Protecciones colectivas conforme a la normativa y en perfectas condiciones de uso (con todos sus elementos, sin golpes, sin zonas rotas, etc.)
  3. Sistemas de protección individual contra caídas de altura conforme a la normativa y en perfectas condiciones de uso. Se comprobará el estado de las costuras, la ausencia de corrosión en aquellos que sean metálicos, la inexistencia de cualquier tipo de rotura, corte, deformación, desgaste, rigidez, quemadura o torsión, el correcto funcionamiento de los elementos de cierre y ajuste, el adecuado etiquetado y que no se ha superado la fecha de caducidad.
  4. Formación e información de los trabajadores El contratista facilitará toda la formación e información necesarias sobre:•Riesgos y medidas preventivas en trabajos en cubiertas. Incluirá los riesgos y medidas preventivas relacionadas con accesos, materiales de cubrición, huecos, traslúcidos, zonas frágiles, etc. •Utilización de equipos de trabajo, especialmente en los equipos de trabajo temporales en altura.•Instalación de protecciones colectivas y uso de equipos de protección individual.•Procedimiento de trabajo a seguir, incluyendo la actuación en caso de emergencia.Además de lo anterior, los trabajadores de empresas encuadradas en el ámbito de aplicación de algún convenio colectivo que haya establecido la formación preventiva -sector de la construcción, metal, madera, etc.- contarán con la formación de los oficios recogidos en dicho convenio. A modo de ejemplo, los trabajos de aislamiento e impermeabilización, colocación de materiales de cubrición, operadores de aparatos elevadores, operadores de equipos manuales, etc. son algunos de los oficios relacionados con los trabajos en cubiertas cuya formación está regulada en el Convenio General del Sector de la Construcción
  5. Designación responsable de la supervisión de los trabajos. En el caso de los trabajos en cubiertas, en los que existe un evidente riesgo de caída de altura, el contratista designará un responsable de supervisar que los trabajos se desarrollan conforme al procedimiento establecido y de comprobar que se adoptan todas las medidas preventivas necesarias (esta persona es denominada en la normativa como “recurso preventivo”). Esto implica que durante los trabajos en cubiertas deben existir, al menos, dos trabajadores, uno de los cuales será el responsable de supervisar los trabajos
  6. Aptitud física/mental de los trabajadores. Los trabajadores a los que el contratista asigne las tareas deben encontrarse en buen estado físico y psíquico para trabajar en las cubiertas. En particular, la vigilancia de la salud permitirá identificar a los trabajadores que presentan ciertas dolencias o síntomas que pueden ponerle en riesgo durante los trabajos en la cubierta, tales como mareos o vértigos. La aptitud del trabajador para realizar actividades en altura se constatará mediante el certificado médico laboral, emitido por el servicio de prevención de riesgos laborales de la empresa con base en el reconocimiento médico, que habrá seguido el protocolo correspondiente

5. EJECUCIÓN DE LOS TRABAJOS

¿Qué comprobaciones se tienen que realizar antes y durante la realización de los trabajos?

Diariamente y justo antes de comenzar las tareas, el responsable de supervisar los trabajos y los trabajadores repasarán, conjuntamente, el procedimiento de trabajo a pie de obra para aclarar cualquier cuestión y resolver las dudas que puedan surgir. Se prestará especial atención a los puntos críticos del procedimiento de trabajo y a las normas esenciales que se deben seguir, recordando que un incumplimiento de estas normas puede originar un accidente de consecuencias irreversibles.

A continuación, se realizará una última revisión de los equipos de trabajo y protecciones, se comprobará que todos los trabajadores llevan puestos los equipos de protección individual necesarios y que se encuentran en perfecto estado de salud. Tras estas verificaciones, se podrán comenzar los trabajos. Durante la ejecución de las tareas, el responsable de supervisar los trabajos velará por que se cumpla el procedimiento, dando las instrucciones necesarias y asistiendo a los trabajadores. Siempre que sea posible, dicha supervisión se llevará a cabo desde un lugar seguro. En caso de tener que acceder a la cubierta, el responsable de supervisar los trabajos adoptará las mismas precauciones que el resto de trabajadores

¿Cómo se debe actuar si se origina alguna desviación respecto a lo planificado?

Si el responsable de supervisar las tareas detectase alguna incidencia o incumplimiento del procedimiento de trabajo -especialmente en lo que se refiere a las normas esenciales-, se detendrán los trabajos hasta corregir esa circunstancia. Igualmente, si se observase que el procedimiento de trabajo definido no resulta seguro o no se puede llevar a cabo según lo previsto, se suspenderán los trabajos y se replanteará el procedimiento a seguir siguiendo las pautas señaladas en la etapa 3: planificación de los trabajos. Sin perjuicio de lo anterior, si cualquier trabajador observa un imprevisto o detecta una situación que considera peligrosa para él o para sus compañeros, lo notificará inmediatamente para que se adopten las medidas necesarias.

ETAPA 6. FINALIZACIÓN DE LOS TRABAJOS

¿Qué información aportará el contratista al promotor/titular del edificio una vez finalizados los trabajos?

Una vez finalizados los trabajos, el contratista pondrá en conocimiento del promotor/titular del edificio la información relevante sobre las tareas realizadas y, en su caso, le facilitará la documentación necesaria para la utilización y mantenimiento de los elementos incorporados en la cubierta, especialmente sobre los medios de acceso y protecciones permanentes.

¿Qué utilidad tiene esta información para el promotor/titular del edificio?

La información y documentación aportada al promotor/titular del edificio servirá para que este pueda conocer y llevar a cabo las revisiones y labores de mantenimiento necesarias en la cubierta y, asimismo, para que pueda transmitirla como información previa a los contratistas que vayan a realizar futuras intervenciones en la cubierta.


Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas noticias 


Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}