El trabajador autónomo, ¿está obligado a disponer de un plan de prevención de riesgos laborales?

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

El trabajador autónomo sólo estará obligado a disponer de un Plan de Prevención de Riesgos Laborales en el caso de que tenga trabajadores contratados por cuenta ajena. En ese caso y en función de cómo haya  organizado la gestión de la prevención en su empresa deberá realizarlo:
– Él mismo (asunción personal por parte del empresario)
– Trabajador designado
– Servicio de prevención (propio o ajeno)

¿Qué documentos mínimos ha de tener un plan de prevención de riesgos laborales?
El plan contará, siempre en función de la complejidad de la empresa, como mínimo con:
1. La identificación de la empresa, de su actividad productiva, el número y características de los centros de trabajo y el número de trabajadores y  sus características con relevancia en la prevención de riesgos laborales.
2. La estructura organizativa de la empresa, identificando las funciones y responsabilidades que asume cada uno de sus niveles jerárquicos y los respectivos cauces de comunicación entre ellos, en relación con la prevención de riesgos laborales.
3. La organización de la producción en cuanto a la  identificación de los  distintos procesos técnicos, las prácticas y los procedimientos  organizativos existentes en la empresa, en relación con la prevención de riesgos laborales.
4. La organización de la prevención en la empresa, indicando la modalidad preventiva elegida y los órganos de representación existentes.
5. La política, los objetivos y metas que en materia preventiva pretende alcanzar la empresa, así como los recursos humanos, técnicos, materiales y económicos de los que va a disponer al efecto.

Si tenemos menos de 50 trabajadores actividades del anexo I (actividades peligrosas) es posible reflejar en un único documento el plan de prevención de riesgos laborales, la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva. Este documento será de extensión reducida y fácil comprensión, deberá estar plenamente adaptado a la actividad y tamaño de la empresa y establecerá las medidas operativas pertinentes para realizar la integración de la prevención en la actividad de la empresa, los puestos de trabajo con riesgo y las medidas concretas para evitarlos o reducirlos, jerarquizadas en función del nivel de riesgos, así como el plazo para su ejecución.

Fuente: Manual de la Gestión de la Prevención de Riesgos Laborales del trabajador autónomo en el sector transporte. INSHT

Compartir en

Deja un comentario

close

Conviértete en

Experto en Coordinación de Actividades Empresariales


Un perfil cada vez más demandado por las empresas