Criterios de eficiencia en la Coordinación de Actividades Empresariales

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Los criterios de eficiencia en la Coordinación de Actividades Empresariales tras más de quince años de la publicación del RD 171/2004, de Coordinación de Actividades Empresariales siguen generando muchas dudas en torno a su correcta aplicación. A pesar de su prolongada vida, la CAE no acaba de ser bien entendida por muchas empresas que la reducen a un mero intercambio documental sin darse cuenta de que la Coordinación Empresarial les beneficia también como organización.

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) ha ido publicando a lo largo de estos años diversas notas técnicas con recomendaciones, sin embargo, son muchas las empresas que entienden la Coordinación de Actividades Empresariales como un trámite para cumplir el expediente más que como un modelo de mejora continua que debe seguir las cuatro etapas: planificación, organización (incluida la ejecución), control y mejora.

La NTP 1052 que publicó en su día el INSST exponía diversos factores transversales que influían en que la CAE fuera realizada de forma eficiente o no, son los siguientes:

  1. CUÁL ES EL PAPEL DE CADA EMPRESA EN CASO DE CONCURRENCIA

Una empresa puede ser

  • empresa concurrente
  • empresa titular
  • empresa principal

Es importante que cada empresa haya analizado bien esta respuesta ya que dependiendo de cuál sea la respuesta tendrá unas obligaciones u otras.

La diferencia entre empresa titular o principal dependerá de si la actividad contratada es propia actividad o no. Otra de las preguntas claves en el proceso de subcontratación y en la CAE.

  1. LA CAE VA MÁS ALLÁ DEL DEPARTAMENTO DE PREVENCIÓN

La contratación de obras o servicios, y por tanto la Coordinación de Actividades Empresariales, va más allá del departamento de PRL.  Es por este motivo que la cultura preventiva debe trascender a toda la organización y no sólo al prevencionista de la empresa. Los mandos intermedios tienen una implicación imprescindible para conseguir que la coordinación empresarial sea efectiva.

  1. MEDIOS DE COORDINACIÓN

Los debe decidir cada empresa, en cada situación concreta, y estos deben perseguir:

  • El intercambio fluido de información entre las empresas concurrentes
  • El cumplimiento de deberes en materia de coordinación
  • Facilitar las buenas prácticas en coordinación.
  1. CANALES DE COMUNICACIÓN

El empresario titular, o principal, será quien decida el canal a emplear teniendo en cuenta que la información debe llegar al trabajador. Ese canal deberá garantizar que el intercambio de información sea fluido y real sobre los riesgos que se produzcan durante la concurrencia, los cambios que se puedan producir y los medios a emplear para evitar problemas.

  1. INFORMACIÓN Y CONSULTA A LOS REPRESENTANTES DE LOS TRABAJADORES

La implicación de los trabajadores es básica, y las recomendaciones apuntan a que, si la empresa tiene delegados de prevención y comités de seguridad y salud, el empresario debería hacerles partícipes para poner en práctica las medidas de CAE necesarias.

Una vez repasados los factores transversales que conforman el marco de una correcta puesta en práctica de la Coordinación de Actividades Empresariales, desde el Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo también se ha recordado que la CAE responde a un modelo de mejora continua que pasaría por

  • La Planificación, ya en el momento mismo de la contratación. La eficiencia debería pasar por un plan específico para cada tipo de empresa, especialmente en aquellos casos en los que la concurrencia de actividades pueda generar riesgos.
  • La Organización se entiende como el desarrollo del método de trabajo -específico para cada caso-, una vez se ha analizado el papel de cada empresa, si existe o no concurrencia o cómo se realizará el control de las actividades.
  • El Control y las acciones que se hayan establecido para cada caso.
  • La Mejora, en función de los resultados aportados por cada una de las fases anteriores.

Repasados estos puntos, cabe recordar que la Coordinación de Actividades Empresariales tiene como objetivo final garantizar la seguridad y salud de los trabajadores. Para ello, los criterios de eficiencia en coordinación a tener presentes deberían ser:

  • Integrar la CAE en el sistema de gestión y de forma transversar a toda la empresa.
  • Entender el intercambio de documentación como un instrumento o punto de partida y no como un fin en sí mismo.
  • Planificar, de forma diferente para cada caso, los procedimientos de trabajo resultantes de la información obtenida.
  • Seleccionar los medios de coordinación en cada circunstancia para favorecer el proceso de coordinación en todas sus etapas.

Poner en práctica estos criterios de eficiencia puede implicar que la CAE se convierta en una carga formalista con escaso valor preventivo o, por el contrario, una valiosa oportunidad para transmitir entre las empresas buenas prácticas que redunden en una reducción de la siniestralidad laboral.

Además, la Coordinación de Actividades Empresariales gestionada de manera eficiente e integrada en toda la jerarquía de la empresa puede ayudar a salvaguardar el cumplimiento legal de otros departamentos, evitando responsabilidades fiscales o ante la Seguridad Social. Si quieres saber cómo la CAE puede beneficiar a otros departamentos, descárgate este DIAGRAMA GRATUITO.

Responsabilidades fiscales subcontratación

Si deseas ampliar la información sobre los Criterios de eficiencia en Coordinación de Actividades Empresariales a desarrollar en tu empresa, no dudes en contactar con el equipo de consultores de Grupo CTAIMA, expertos en el cumplimiento legal y digitalización de la CAE.

 

Compartir en

Deja un comentario

close

Guía de la Coordinación de Actividades Empresariales

Todo lo que necesitas saber para coordinarte de una manera práctica y eficaz con tus clientes y contratas.