La coordinación de actividades empresariales garantiza un mantenimiento seguro

Healthy workplaces
La campaña europea «Trabajos saludables» 2010-2011 se centra en la cuestión del mantenimiento seguro. Su objetivo es aumentar la sensibilización acerca de la importancia de las operaciones de mantenimiento en los lugares de trabajo europeos y de los riesgos que entrañan si no se realizan correctamente. Está coordinada por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) y sus socios en los 27 Estados miembros de la UE y en otros países. Comprende una amplia gama de actividades a escala nacional y europea que fomentan el mantenimiento seguro.

El lanzamiento oficial de la Campaña tuvo lugar el 28 de abril de 2010, Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Muchas de sus actividades se concentran en la Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebrará en la semana natural número 43ª de los años 2010 y 2011, en el mes de octubre.
Con motivo de la campaña de la Semana Europea “Mantenimiento seguro y preventivo” el INSHT publicó  una encuesta realizada entre los representantes de las Organizaciones Sindicales y Empresariales, y los organismos de la Administración. Cada uno de ellos ofrece sus consideraciones sobre cómo integrar la prevención de riesgos laborales en la planificación de las Operaciones de Mantenimiento a realizar en la empresa. Según los últimos datos de siniestralidad laboral publicados por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, del total de accidentes mortales en jornada laboral en el año 2008 el 7% fueron en tareas de mantenimiento y en el año 2009 el 6.1%, lo que pone de manifiesto la potencial peligrosidad que las tareas de mantenimiento representan y, en consecuencia, la necesidad de una planificación preventiva previa dentro del marco de la Seguridad Laboral.

Concepción Pascual Lizana, directora del INSHT, señaló que, el establecimiento de procedimientos de trabajo en base a una buena interpretación de la normativa permite disponer de instalaciones y equipos de trabajo seguros durante toda su vida útil. En este sentido recuerda cuales son las obligaciones de empresario y contrata en materia de coordinación de actividades empresariales:
a) El empresario tiene la obligación de realizar la evaluación de riesgos de todos los puestos de trabajo, con independencia de la frecuencia con que se realice la actividad. Igualmente tiene la obligación de elaborar el Plan de Prevención de Riesgos Laborales, recogiendo funciones y responsabilidades relativas al mantenimiento preventivo.
b) En el caso de que el mantenimiento se externalice, es la empresa externa de mantenimiento la encargada de realizar la evaluación de riesgos de las tareas contratadas.
c) Empresario y contrata han de trabajar de manera conjunta en la planificación preventiva de las operaciones de mantenimiento

Para Pablo Linares Rodríguez, Secretario confederal de Salud Laboral de CCOO, la correcta prevención de los riesgos laborales en la empresa debe estar ligada al mantenimiento seguro y preventivo, entendiendo como tal, la planificación sistemática y programada del mantenimiento de equipos e instalaciones.
La principal dificultad para conseguir este objetivo en la empresa española, continúa Linares, es la falta de coordinación de recursos que permitan instaurar un programa integral e integrado de mantenimiento.
Si la empresa es grande y dispone de un departamento propio de Mantenimiento es más fácil que en el Plan de Prevención quede perfectamente integrado el servicio de mantenimiento con sus puntos críticos de revisión, indicadores, periodicidad, responsables… Pero, recuerda Linares, en la mayoría de las ocasiones, debido a la complejidad del equipo que exige el contrato de mantenimiento implícito o a lo reducido de la empresa, las operaciones de mantenimiento o son realizadas por el propio usuario (sin tener un buen conocimiento en la materia) o tienden a externalizarse.

Tanto en la externalización de la actividad como en el mantenimiento llevado por no expertos es donde surgen los mayores inconvenientes a la hora de garantizar la seguridad del trabajo ejecutado. Por una parte, en ambos casos el mantenimiento será más correctivo que preventivo y además, en el caso de la externalización, el personal que llevará a la práctica el mantenimiento será ajeno a la empresa que utiliza el equipo, argumenta Linares quien concluye su exposición con una idea:  “se hace imprescindible el coordinar las actividades preventivas para asegurar que el que realiza el mantenimiento ni va a aportar riesgos añadidos al proceso de producción ni va a ponerse en peligro por intervenir en un proceso y organización ajeno a su actividad”.

Fuete de datos: Boletín 59, publicado el 27 octubre de 2010 por el INSHT.
Agencia Europea para la Seguridad e Higiene en el Trabajo

Software para PYMES y Gran Empresa

Prueba la demo gratis

Ya somos más de 80.000 empresas con más de 50.000 usuarios
Gestionamos la documentación de 600.000 trabajadores

Tags:

Sin ningún comentario.

Dejar un comentario