En Extremadura, los trabajadores de la construcción reducen su jornada para evitar los riesgos derivados de las altas temperaturas

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Calor extremoEl llamado estrés térmico es un factor de riesgos muy importante que puede provocar graves consecuencias sobre la salud de los trabajadores, como causa directa en forma de golpe de calor, deshidratación;  u otras directas, o como un riesgo añadido más, la fatiga, mareos, etc pudiendo derivar en accidentes con fatales consecuencias. Debido a ello, las empresas del sector de la construcción en Extremadura están obligadas a reducir la jornada laboral en una hora entre mediados de Julio y mediados de Agosto: la jornada máxima diaria será de 7 horas, entre el 16 de Julio y el de 14 Agosto.
Como norma general, la legislación laboral exige a los empresarios prevenir todos los riesgos para la salud de sus trabajadores en cualquier actividad y época del año. En concreto, la ley especifica los niveles de temperatura, humedad y velocidad del aire adecuados en los centros de trabajo y obliga a tomar medidas para que los trabajadores puedan protegerse de las inclemencias del tiempo. En el caso de los trabajos al aire libre, al no poder actuar para reducir la temperatura, se deben establecer como medidas preventivas la limitación de la actividad física y del tiempo durante el cual se puede trabajar en condiciones de estrés térmico.
Según el sindicado MCA-UGT, las sucesivas campañas de vigilancia promovidas desde la entrada en vigor de esta jornada, arrojan como resultado un progresivo descenso en el número de denuncias ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social verano tras verano, lo que denota que las empresas del sector van tomando conciencia en la aplicación de la norma, a lo que ha contribuido sin duda también las sanciones impuestas. Además, el sindicato requiere a la Autoridad Laboral a que actúe también de oficio, aprovechando que la mayoría de obras son muy visibles para hacer cumplir a las empresas la legislación vigente y que no tengamos que lamentar ninguna muerte durante este verano en la comunidad autónoma.

Fuente: Extremaduradehoy.com

 

Compartir en

1 comentario

  1. Jordi Rivera on

    Cuando el “Estres térmico” se convierte en un grave riesgo para la salud de los trabajadores es de sentido común, no solo normativo, la aplicación de medidas que minimicen el riesgo. También es de sentido común y es evidente, que cualquier trabajador que soporte, como es el caso en la construcción, temperaturas elevadas por trabajos en tajos expuestos al calor, bajará de forma sustancial su rendimiento. En cualquier caso no es de recibo que haya que hacer un horario, por hacerlo, sino que se cumpla el “sentido común”, la normativa y se pacte, jornadas flexibles a compensar en otros períodos en que no existe riesgo por estres térmico.

Deja un comentario

close

Conviértete en

Experto en Coordinación de Actividades Empresariales


Un perfil cada vez más demandado por las empresas