Objetivos de la coordinación empresarial

Objetivos de la CAECuando dos o más empresas coinciden en un mismo centro de trabajo, los riesgos laborales propios de la actividad de cada una de ellas pueden verse incrementados:
a) Por el defectuoso conocimiento por parte de algunas de ellas de las características estructurales e intrínsecas de un centro de trabajo que no le es habitual.
b) Por el desconocimiento de lo que están haciendo otras empresas, y en consecuencia por la indefensión ante los riesgos generados por otros.
c) Por la interacción descontrolada de las diferentes actividades.

La intervención para lograr el adecuado control de este “plus” de riesgo, se centra por lo tanto en el establecimiento de mecanismos de intercambio de información y coordinación de operaciones que permitan superar los tres factores de riesgo señalados.

Una correcta y eficaz coordinación de actividades empresariales tiene como finalidad la eliminación o disminución de los riesgos laborales que puedan existir en los trabajos que realicen conjuntamente las empresas contratistas y subcontratistas, etc., en los términos  exigidos en la legislación actual, aplicando los  medios de coordinación empresarial adecuados a este fin.

Según el  artículo 3 del REAL DECRETO 171/2004, de 30 de enero, por el que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales, los objetivos de la de actividades empresariales son:

“1. La aplicación de los principios de la acción preventiva establecidos en la  Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, por las empresas concurrentes en el centro  de trabajo.”

  • Evitar los riesgos
  • Evaluar los riesgos que no se puedan evitar
  • Combatir los riesgos en su origen
  • Adaptar el trabajo a la persona
  • Tener en cuenta la evolución de la técnica
  • Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro
  • Planificar la prevención
  • Anteponer la protección colectiva a la individual
  • Dar las debidas instrucciones a los trabajadores

Es decir, la aplicación de los fundamentos de la prevención de riesgos laborales, asegurando la ejecución segura de los trabajos y protegiendo la seguridad y salud del trabajador.

“2. La aplicación correcta de los métodos de trabajo por las empresas concurrentes en el centro de trabajo.”

Esto quiere decir que se debe asegurar que las obras o servicios realizados por personal externo contratado, subcontratado o autónomo se ejecutan bajo las medidas de seguridad y salud establecidas por la legislación y por la propia normativa interna de la empresa definida en sus procedimientos de trabajo

“3. El control de las interacciones de las diferentes actividades desarrolladas en el centro de trabajo, en particular cuando puedan generar riesgos calificados como graves o muy graves o cuando se desarrollen en el centro de trabajo actividades incompatibles entre sí por su incidencia en la seguridad y la salud de los trabajadores.”

Con objeto de asegurar que el riesgo asociado a una actividad puede controlarse, y que no aumenta por la ejecución de otro trabajo en la misma área, los trabajos se deben planificar y controlar en su ejecución, estableciendo las medidas de seguridad que garanticen en todo momento la integridad del operario y de las instalaciones

“4. La adecuación entre los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas concurrentes y las medidas aplicadas para su prevención.”

En otras palabras,  informar de los riesgos existentes en el área donde van a ejecutarse los trabajos y dar instrucciones adecuadas para trabajar de forma segura en función de los riesgos existentes.

Tags: ,

Sin ningún comentario.

Dejar un comentario