El permiso de trabajo como herramienta para la impartición de instrucciones

LinkedIn Google+ Pinterest Tumblr +

Permiso de trabajo

Los permisos de trabajo son documentos que permiten identificar y evaluar los riesgos derivados de la ejecución de las tareas, así como los propios del área, previo al inicio de los trabajos. El objeto es asegurar la ausencia de riesgo, antes, durante y después de los trabajos planificados y ejecutados, estableciendo las medidas de seguridad que garanticen integridad del operario y de instalaciones.

En él, se reflejan las medidas adoptadas por el empresario titular para asegurar ejecución del trabajo seguro en base a los riesgos de las instalaciones (por ejemplo, aislamiento de zona de trabajos, inertización de tuberías) y medidas preventivas definidas en la evaluación de riesgos y/o plan de seguridad específico de los trabajos a efectuar.

Por todo lo anteriormente dicho, para cumplir el deber de dar instrucciones a las empresas concurrentes, el Empresario Titular de los complejos industriales utiliza mayoritariamente los permisos de trabajo.

A continuación se describen EJEMPLOS DE PERMISOS DE TRABAJO:

Trabajos en caliente. Comprenden todas las operaciones con generación de calor, producción de chispas, llamas o elevadas temperaturas en proximidad de polvos, líquidos o gases inflamables o en recipientes que contengan o hayan contenido tales productos. Por ejemplo: soldadura y oxicorte, emplomado, esmerilado, taladrado, etc.

Trabajos en frío. Son las operaciones que normalmente se realizan sin generar calor pero que se efectúan en instalaciones por las que circulan o en las que se almacenan fluidos peligrosos. Comprenden trabajos tales como: reparaciones en las bombas de trasvase de líquidos corrosivos, sustitución de tuberías, etc.

Trabajos eléctricos. Todo tipo de trabajos eléctricos que hayan de realizarse sobre o en las proximidades de instalaciones o equipos eléctricos energizados.

Trabajos en espacios confinados. Comprenden todas las operaciones  a realizar en el interior de depósitos, cisternas, fosos y en general todos aquellos espacios confinados en los que la atmósfera pueda no ser respirable o convertirse en irrespirable a raíz del propio trabajo, por falta de oxígeno o contaminación por productos tóxicos.

Otros trabajos especiales. Trabajos que por sus características puedan suponer riesgos importantes a personas o a la propiedad, y por ello requieran de una autorización previa a la ejecución. En principio, cualquier lugar de trabajo peligroso debería requerir que para intervenir en él, se dispusiera de autorización, pudiendo tener su acceso incluso limitado a cualquier persona ajena, distinta de las autorizadas

Compartir en

Deja un comentario

close

Conviértete en

Experto en Coordinación de Actividades Empresariales


Un perfil cada vez más demandado por las empresas